Solicitar un presupuesto Calcula tu ahorro

Qué estás buscando?

Search
Generic filters
Exact matches only

¿En qué consiste la agrovoltaica y qué aplicaciones tiene?

La elevada huella de carbono generada como consecuencia del consumo de combustibles fósiles y las actividades diarias del sector agrícola contribuye al calentamiento global y al cambio climático. Por consiguiente, la solución pasa por fusionar un concepto de agricultura sostenible con las energías renovables, especialmente la energía solar, lo que deriva en un nuevo concepto; la energía agrovoltaica.

La energía agrovoltaica es el resultado de la sinergia entre la producción agrícola y la energía renovable que producen los panales solares, compartiendo la misma superficie. De este modo, si se aprovechan los recursos derivados de la energía fotovoltaica para el desarrollo agrícola estaremos dado pasos de gigante hacia el progreso y la sostenibilidad.

Gracias a la instalación de placas solares eficientes conseguiremos que ese suelo sea una zona más húmeda y con una protección de la luz directa procedente del sol, por lo que se generarán espacios más frescos y adecuados para el crecimiento de los cultivos. Es un beneficio mutuo entre ambas partes, pero donde sale ganando el Planeta.

Diferentes estudios demuestran que la electricidad generada por los paneles solares incrementa en más del 30% el valor económico de las explotaciones agrovoltaicas al mejorar tanto la eficiencia como el rendimiento del terreno.

Tipologías

La energía agrovoltaica precisa de sistemas de soporte fijos que eleven las placas solares unos cinco metros por encima del terreno de cultivo, permitiendo así el acceso de la maquinaria agrícola. Pueden figurar también los techos de los invernaderos.

También podríamos encontrar instalaciones agrarias con sistemas de seguimiento a través de complejos software, de tal modo que los panales solares se orientasen para incrementar su eficacia y proyectar la sombra en zonas diferentes según las necesidades de la vegetación.

De igual modo, la agrovoltaica dinámica consiste en instalar paneles solares sobre cables elevados, siendo una práctica ligera y desmontable para moverlos en cada estación del año o en función de la producción.

No se descarta que en un futuro puedan aparecer paneles solares que utilicen polímeros semitransparentes para permitir el paso de la onda de luz solar necesaria para la fotosíntesis, absorbiendo el sobrante para la generación de energía.

Sus orígenes

La energía agrovoltaica, o también conocida popularmente como agrofotovoltaica, fue ideada por Adolf Goetzberger y Armin Zastrow en 1981, aunque realmente comenzó a popularizarse a partir de la década pasada. Con la implantación de la energía agrovoltaica se conseguirá mejorar la productividad de ciertos cultivos que necesitan sombra y ganar autosuficiencia, ya que las necesidades energéticas de estas áreas cultivables se solventan con la propia electricidad generada.

De hecho los números son favorables, y con que solo el 1% de los terrenos cultivables se destinase a la producción de electricidad solar podría compensarse la demanda mundial de energía.

Vinculación con otras herramientas

Es curioso, pero el carácter innovador de la agrovoltaica la hace trabajar, en muchas ocasiones, de la mano de la smart farming. Un modelo agrícola que se sirve de tecnologías como el big data, la inteligencia artificial o el Internet de las Cosas para el desarrollo de pueblos inteligentes (smart villages).

Beneficios de la agrovoltaica

Aprovechamiento de la energía solar

Las zonas más proclives para la instalación de placas solares fotovoltaicas serían los pastizales, los humedales y las tierras de cultivo. De igual modo, los cultivos ubicados bajo los panales solares reducirán su temperatura, pero no su rendimiento.

No se generan residuos

El impacto negativo sobre el medio ambiente no existe, ni de tipo físico ni acústico. La ganadería y la agricultura se desarrollan con plena normalidad. Además, aliviará la presión sobre los ecosistemas y la biodiversidad al generar menos gases de efecto invernadero.

Menor consumo de agua

Las plantas cuentan con un punto de saturación de luz, por lo que gracias a la sombra de los paneles solares demandarán una menor cantidad de agua, ya que se evitará su rápida evaporación y se podrá retener en el suelo.

En contraposición

Las principales desventajas de la energía agrovoltaica proceden de la sombra, que acabará afectando a la productividad de los cultivos, obligando a elegir plantas más resistentes. De este modo, será menos rentable en las zonas menos cálidas donde la radiación solar no es uniforme. Así mismo, hay que reseñar que la inversión inicial será elevada, aunque rentable.

Sus aplicaciones

En este sentido, destacamos que la energía agrovoltaica puede aparecer en varios usos:

  • Producción de electricidad y cultivos: Ocupa el espacio de las frutas, verduras, cereales y hortalizas, protegiéndolas de fenómenos atmosféricos.
  • Producción de electricidad y pastos: En terrenos no cultivables donde la meteorología es adversa, siendo la zona inferior a los paneles solares idónea para el pasto del ganado.
  • Producción de electricidad, agua dulce y cultivos: Especialmente en zonas costeras. Se utiliza la electricidad generada para alimentar una planta desalinizadora que produce agua para cultivos y para consumo humano.

Las numerosas horas de radiación solar con las que contamos en España, sumadas a los sistemas eficientes de placas solares que aportan empresas como Masters in Solar, harán que la instalación de placas solares en campos de cultivo sea una actividad rentable. ¿Por qué no apostar por la agrovoltaica?

Publicado el: 20 diciembre 2022 Por: masters-in-solar